La Unidad de Cardiología y Cirugía Cardiovascular del Hospital Macarena a la vanguardia en el abordaje de la estenosis aórtica severa

El implante valvular transcateter(TAVI) es un tratamiento a esta patología que cumple 10 años en el Hospital con casi 400 pacientes tratados y unos resultados en salud óptimos después de un seguimiento de dos añosCopia de Equipo TAVI

El implante valvular transcateter(TAVI) se realiza como tratamiento a la estenosis aórtica severa y las ventajas teóricas de esta técnica frente a la cirugía valvular aórtica convencional se basa en la no necesidad de realizar una esternotomía (incisión en el esternón), y la no necesidad de circulación extra corpórea, lo que hace que sea una técnica idónea para pacientes frágiles, de mucha edad o de alta comorbilidad, siendo en definitiva destinada a pacientes inoperables o de alto riesgo quirúrgico.

El programa TAVI cumple 10 años en el Hospital Universitario Virgen Macarena con un balance cercano a los 400 pacientes tratados y unos resultados en salud óptimos después de un seguimiento de 2 años. Para el Coordinador del programa TAVI en la Unidad de Gestión Clínica de Cardiología del Hospital, Román Calvo Jambrina, “ tanto para nuestro centro como para nuestra Unidad es un auténtico orgullo estar a la vanguardia en el tratamiento de la estenosis aórtica y haber incorporado la técnica TAVI desde el inicio de su desarrollo. Tanto los excelentes resultados obtenidos en cualquiera de los accesos vasculares posibles, como  el funcionamiento del “Heart Team” multidisciplinar, donde un cardiólogo clínico responsable del programa, presenta al resto de especialistas cada semana los pacientes que le han sido remitidos para evaluar la posibilidad de TAVI desde las consultas de Cardiología, Medicina Interna o Cirugía Cardíaca, es un ejemplo de trabajo en equipo entre distintos profesionales de distintas unidades para conseguir un único objetivo, el tratamiento individualizado más eficaz para cada paciente”.

Actividad

Desde 2008 el Hospital Virgen Macarena adoptó esta técnica para tratamiento de pacientes con estenosis aórtica severa sintomática inoperables  o con elevado riesgo quirúrgico La técnica consiste en implantar una válvula protésica biológica que se encuentra  plegada sobre un catéter, y que se introduce  de forma percutánea pudiendo accederse a través de distintas vías. El procedimiento es guiado con radiología y ecocardiografía transesofágica hasta alcanzar el plano valvular aórtico, atravesando la válvula estenótica implantándose sobre ella la prótesis que viene plegada y montada en el catéter. 

En el centro hospitalario sevillano desde el principio se han adaptado las vías de acceso al mismo ritmo que se han ido implantando a nivel mundial. Así desde 2008 se implantan vía transfemoral y en 2009, primer implante transapical. En 2013, primer Transaórtico y en 2016, primer implante con acceso vía subclavia. Actualmente, en el centro hospitalario el 70% de los pacientes aproximadamente se abordan a través de acceso transfemoral. El Hospital Virgen Macarena posee como característica diferencial  a otros centros, que es posible cualquier abordaje y por cualquier vía. En el programa TAVI participa toda la UGC de Cardiología y Cirugía Cardiovascular. Cada paciente se presenta en un Comité para la toma de la decisión clínica conjunta, un ‘Heart Team’, como recomiendan todas  las guías de práctica clínica y en él se discuten las diferentes opciones de tratamiento y en su caso la viabilidad de tratamiento TAVI, la idoneidad de la técnica a utilizar basado en scores de riesgo quirúrgico, imágenes radiológicas de TAC, de ecocardiografía, etc. 


El Comité lo componen dos hemodinamistas de la Unidad Endovascular, dos cirujanos cardiovasculares y dos cardiólogos clínicos, un anestesista y puntualmente para determinadas decisiones se cuenta con un especialista en técnicas de imagen cardíaca. Este Comité se reúne todas las semanas para analizar los casos a presentar y tomar decisiones de tratamiento, también de forma urgente cualquier día de la semana si la condición clínica de algún paciente urgente lo requiere. Desde el inicio del programa TAVI se han implantado en el Hospital 375 válvulas con acceso transcateter, con excelentes resultados a corto y largo plazo. 


Aportación de la técnica TAVI a los pacientes
Posibilidad de tratamiento de la estenosis aórtica severa sintomática en pacientes con riesgo quirúrgico prohibitivo o no operables. Esta fue la indicación desde el inicio, avalada por grandes ensayos clínicos. La cirugía convencional no es posible en determinados tipos de pacientes por la alta comorbilidad, edades muy avanzadas, etc. que hacen no viable la técnica quirúrgica convencional. Estos pacientes en los que hasta la irrupción de la técnica TAVI no tenían tratamiento posible tenían una mortalidad media del 50 % en el primer año. Gracias al implante transcateter, esos pacientes anteriormente inoperables tiene una mortalidad al año del 15% según los resultados analizados de los dos últimos años en el Hospital Macarena.


En palabras del doctor Calvo “en estos dos últimos años el TAVI, en base a los excelentes resultados clínicos obtenidos se ha ido extendiendo en su indicación a pacientes no ya inoperables, sino de alto riesgo quirúrgico, pacientes  incorporados de forma progresiva en el centro hospitalario”. “Consiguiendo” añade, “otros objetivos además de la mejor tolerabilidad a la cirugía que son una menor estancia en la UCI y menor estancia hospitalaria total.

“En definitiva, concluye Calvo Jambrina “el programa TAVI es una respuesta de tratamiento a una patología, la estenosis aórtica severa sintomática en  pacientes inoperables por la técnica quirúrgica tradicional y hoy día ya en pacientes de riesgo quirúrgico intermedio-alto”. 

En el Hospital Macarena las indicaciones han ido evolucionando de forma paralela a las indicaciones que han ido recogiéndose en las Guías de Práctica Clínica y que son consecuencia de los resultados obtenidos en los distintos ensayos clínicos.  Inicialmente se trataron pacientes considerados no operables por el “Heart Team”; posteriormente se ha ido ampliando la indicación, incluyendo pacientes operables por la técnica quirúrgica convencional pero con alto riesgo quirúrgico medidos con escalas de riesgo normalizadas.

buzon